by

No es amor

No me gusta escribir hoy. Porque mientras el 25 de noviembre siga siendo una fecha marcada en el calendario por una razón tan horrible como es la violencia de género, seguiré avergonzándome de pertenecer a una sociedad que, por un lado condena y por otro mira hacia otra parte. 

 

Hoy nos contarán cifras. Muertes. Denuncias. Órdenes de alejamiento. Sentencias. Todo víctimas. Hombres y mujeres que sufren maltrato físico y psicológico por parte de sus parejas y no saben cómo salir de ahí. 

 

Siento rabia por los asesinos, por los maltratadores que hacen del hogar un infierno cuando tiene que ser tu paraíso y tu refugio. También rabia por todas esas víctimas que silencian su dolor. Mientras, sigo soñando con el día en el que el amor jamás se disfrace de demonio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *