by

Luchar para ganar

Creo que a estas alturas ya todos hemos vivido más o menos cerca el golpe que provoca un diagnóstico como es el cáncer de mama

Alguien de tu familia, una amiga, o una conocida. Incluso puede que lo hayas sentido en tu propia piel.

De cualquier manera, duele. 

Cuando de tu camino desaparecen las rosas y te toca pisar cristales, duele. 

Cuando te encuentras ante un abismo que no sabes cómo saltar, da miedo.

Y cuando tu alma se llena de dolor, de miedo y de incertidumbre, aún eres capaz de ver una salida, de encontrar ese camino de rosas que rodea tu abismo. 

Y coges fuerzas, y luchas, y te agarras a la vida con uñas y dientes porque en el fondo sabes que vas a salir de esto. 

Y no serás la misma. Serás una mujer más fuerte, más resistente, y tus ojos sabrán apreciar mejor que nadie cada detalle que ofrece este mundo, tus abrazos darán más calor, tus palabras serán más sabias. 

Porque todo el tiempo pisando cristales al borde del abismo no será en vano, y una batalla ganada se celebra. 

Por eso hoy se celebra en todo el mundo el Día contra el Cáncer de Mama. Por la prevención, por la investigación, por el tratamiento, por la esperanza. 

En Vidapropia nos colocamos el lazo rosa siendo conscientes de las aterradoras estadísticas que nos aseguran que una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama. El lazo rosa por ese esperanzador 83% de supervivencia. El lazo rosa por quien perdió la batalla. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *